sábado, febrero 14, 2009

Que hace un químico enseñando electrónica



En la Conselleria de Educación de Baleares dicen que son «casos puntuales» pero los profesores asegurán que «es muy común». En la Formación Profesional (FP) de Baleares hay diplomados en Turismo enseñando cocina, químicos en electrónica, farmacéuticos en agraria, fisioterapeutas, enfermeras y biólogos en peluquería, etc. En algunos casos, el docente se adapta perfectamente al programa y no hay problemas, pero en otros debe dejar el puesto a mitad de curso por las quejas de los alumnos.
La normativa estatal y autonómica permite que un licenciado pueda impartir clases de determinadas materias firmando el compromiso de que está capacitado para ello. Posteriormente, Inspección Educativa hace un seguimiento y se han dado casos en los que el docente no cumple con el programa y se le ha expedientado causando baja en su plaza. Esto ha ocurrido, por ejemplo, durante el pasado curso con dos profesores del IES Juníper Serra: un diplomado en Turismo que ocupaba la plaza de cocina y un periodista que daba las prácticas de laboratorio fotográfico. Abandonaron a mitad de curso.
La directora del instituto, Rosa Barceló, afirma que «son los mismos alumnos los que te dicen que el profesor de cocina no sabe cortar los alimentos». Señala que los profesores los cogen de la bolsa de interinos que realiza la propia Conselleria de Educación y tienen problemas para encontrar personal cualificado en varias materias. «Tenemos un profesor de latín y griego de Zaragoza porque aquí no había». En otros casos, el profesor tiene éxito, como ha ocurrido con la directora de la Escuela de Diseño, que es licenciada en Biología.
El director general de FP y Aprendizaje Permanente, Miquel Mestre, asegura que no es algo común entre los 1.100 profesores de FP que hay en Baleares. «Esto ocurre con media docena como mucho». No obstante, anunció el pasado mes de enero, durante la feria de Formación Profesional en Palma, que seguirían el ejemplo de Cataluña y a partir del curso que viene todos los profesores que no puedan acreditar experiencia profesional deberán hacer una prueba específica para ocupar la plaza.
Además, la Conselleria ha enviado una instrucción a los directores de los centros para que justo en el momento que se produzca la incorporación de un nuevo profesor al equipo se les entregue la programación que deben cumplir durante el año y se les dé opción a renunciar si no se ven capacitados. La FP tiene más de 20 especialidades y el número de alumnos ha aumentado un 30% en el curso pasado. Hay 7.322 en total.
Vía: El Mundo
Venta de temarios y programaciones didácticas en:

No hay comentarios: