miércoles, septiembre 05, 2007

Dos décadas con la maleta preparada


Luisa Toledo se ha llevado prácticamente toda la vida con la casa a cuestas. Desde que finalizó la licenciatura de Filología Clásica en 1989 ha estado luchando por conseguir una plaza fija, algo que finalmente consiguió el año pasado. Pero mientras tanto, Luisa tuvo que adaptarse a las circunstancias. Es de San Fernando, pero ha vivido en Málaga, en Hueva, en Almería y en la Sierra de Cádiz y siempre, como ella misma dice, «con una maleta a cuestas con todo lo necesario por lo que pudiera ocurrir». Durante estos años, ha sido profesora interina de la Junta. No ha podido estabilizarse en ninguna de las ciudades ya que ni siquiera la llamaban para pasar el curso completo. Únicamente cubría bajas, que en algunas ocasiones sólo duraban meses, por lo que la inestabilidad era latente en su vida. Pero éste no era el único problema al que tuvo que enfrentarse. Al ser reducidas las asignaturas de latín y griego de los colegios, Luisa tuvo que adaptarse prácticamente a todas las enseñanzas relacionadas con las letras. En algunos centros enseñó Lengua, en otros Literatura, en otros Filosofía y en otros incluso Francés, por lo que aparte de seguir preparándose las oposiciones tenía que estudiar también estas materias que tenía que impartir en los diferentes centros en los que trabajaba como interina. Además, la eliminación de latín y griego también le afectó profundamente a la hora opositar para conseguir una plaza fija. Estuvo diez años sin presentarse a las oposiciones ya que «mis asignaturas principales habían desaparecido». Pero Luisa Toledo no se rindió y decidió presentarse por la modalidad de lengua y literatura, que es por la que finalmente consiguió el año pasado su plaza fija.Y estos años de inestabilidad han hecho mella en su vida personal. «Ni siquiera me he atrevido a comprarme un piso porque aún hoy no sé dónde acabaré viviendo». El año pasado permaneció en Sevilla durante su periodo de prácticas y en estos momentos está esperando que la Administración le confirme su esperada plaza fija en Andalucía. Además, Luisa ha tenido que sufrir la distancia geográfica entre ella y su marido, ya que han tenido que pasar largas temporadas viviendo en localidades diferentes y viéndolo únicamente los fines de semana.Pero esta joven nunca se ha rendido y siempre mantuvo las ilusiones y esperanzas, algo que le ha ayudado a la hora de seguir estudiando y esforzándose. «Ahora me alegro profundamente porque nunca me va a faltar el trabajo. He tenido que esperar hasta los cuarenta y dos años, pero creo que ha merecido la pena». Luisa entiende perfectamente el sufrimiento de las personas que se presentan convocatoria tras convocatoria sin conseguir una plaza fija, por lo que defiende como mejor opción abrir dos vías de acceso. Así, los interinos se presentarían por una vía y los que acaban de finalizar los estudios por otra. Y es que, según Toledo, «no es justo que a los interinos se les dé más oportunidades porque entonces las personas que acaben de terminar la carrera se verán con el mismo problema que me vi yo a principios de los noventa: aprobaba las oposiciones pero no tenía plaza fija».Luisa ha dedicado prácticamente toda su juventud a conseguir una plaza fija que finalmente le proporcionará la estabilidad que lleva ansiando desde 1989. Siempre ha luchado por su objetivo y hoy finalmente lo ha conseguido. Ahora mira atrás y se emociona al ver los esfuerzos que ha tenido que realizar y pide a las administraciones que busquen la mejor fórmula para que los que se han quedado en el camino no tengan que sufrir todos los problemas a los que ella se ha enfrentado. Ahora sólo espera un destino fijo en el que «por fin poder estabilizar mi vida junto a mi familia».

Vía: La Voz Digital
technorati,tag: oposiciones

2 comentarios:

antonius dijo...

Hola Isabel. Leo tu entrevista y me identifico contigo. Soy Antonio Marín , también de la Isla, también de Latín y Griego, también interino, también con la maleta. Me alegro que todo te haya ido bien. Yo este año lucharé por esa plaza de Lengua y Literatura.
Lo dicho: me alegro q hayas conseguido dar un giro de tuerca a tu situación.
Un abrazo.

antonius dijo...

Perdón, quería decir Luisa. Se me fue la olla, como a Plauto. Sin querer te llamé Isabel y no sé por qué.